Un, dos… probando… Vallegon invernal!!!

Agua fría, suelo resbaladizo, agüita en condiciones y una compañía perfecta. Cuando esas cosas se unen a ganas por conocer sitios y mejorar… No nos para nadie!!!

Un clásico de los barrancos de Asturias que no defrauda a nadie, volveremos otro día con menos agua para jugar en el jejejeje.

Fotos: Nidia Llamazares y Julio Montes.
Source: picos y barrancos

Primer descenso del cañón de Buitreras

Plano de acceso a Cañón de Buitreras del presente artículo

Plano de acceso a Cañón de Buitreras del presente artículo

Contenido literal del artículo “La Garganta de las Buitreras. Travesía”, publicado en Montañas del Sur, Club Montañero Sierra del Pinra, 1º Trimestre 1.981, número 13, pp. 27-29.


El interés por las travesías de gargantas y desfiladeros está bien patente entre los montañeros. Para justificar lo dicho valen algunos capítulos del libro los Pirineos de P. Bellefon y algunos artículos aparecidos en varias revistas do montaña.

En las travesías de estas gargantas se encuentran una gran aliciente para el montañero, constituido por las misteriosas y obscuras sombras que sus paredes cobijan, por al ruido da las aguas que en su interior corren. y sobre todo por ese gusanillo de ver lo que hay mas allá. Desde el punto de vista técnico se pueden encontrar algunos trepes y muchos rappeles. Un aspecto bastante común de estas gargantas es que sirven de cauce natural de un río, en nuestro caso del Guadiaro.

El primer problema que tuvimos que solucionar es su localización. Pues en un par de momento sólo supimos de su existencia a través de un viejo libro (Las Maravillas de la P. lbérica) y que para colmo de males usaba para esta garganta el nombre de Angostura del Guadiaro. El cual as totalmente desconocido por los serranos que viven en sus proximidades. Así tras dar muchas vueltas, y preguntar bastante dimos con el| pueblo de Colmenar, que es el más cercano de las Buitreras. Colmenar es estación del ferrocarril Algeciras-Madrid, y se llega bien a el por la carretera de Ronda a Algeciras. En el pueblo tratamos de informamos sobre la garganta, sacando como conclusión que se aventuran un poco en el punto en que las aguas “salen” de las estrechuras que recorren, motivadas por su interés en cazar algunas palomas.

La travesía de la garganta nos la planteamos efectuarla en sentido a favor de como la atraviesan las aguas del Guadiaro. Para ello hay que llegar a Colmenar y dirigirse a una central eléctrica que hay a la entrada, y de ella tomar la vía del tren. Siguiendo esta vía en dirección ascendente llegaremos a donde comienza la garganta. El principal problema es que hay que atravesar siete túneles, y debemos de informarnos del horario de trenes, que son muchos. Ya que no recomiendo repetir nuestra experiencia do estar dentro do un túnel cuando pasa el tren. Se produce entonces un ruido brutal, humos al por mayor y el peligro que supone un ferrocarril a menos de un metro.

Al ver el tren tan cerca nos tiramos al suelo y nos pusimos la mochila sobre la cabeza, no fuera a suceder que algún viajero tuviera la genialidad do tirar una lata o una botella. Pasado los siete túneles llegamos a un puente, que no cruzamos, sino que bajamos al cauce del río.

Imagen interior Cañón de Buitreras del presente artículo, probablemente gran bloque empotrado en final zona oscura

Imagen interior Cañón de Buitreras del presente artículo, probablemente gran bloque empotrado en final zona oscura

Son las 9h. 30m. del domingo de Julio cuando entramos en el cauce del Guadiaro. No tenemos ninguna referencia de nadie que haya atravesado esta garganta. Vamos recorriendo una zona que podemos llamar de inicio, compuesta por varias largas charcas, multitud de bloques por los que trepamos y bajamos. A medida que las paredes se ponen más altas, se oye un murmullo del agua en aumento. La vegetación por las rocas es exuberante. La luz disminuye ya que el sol está aún bajo. Hacemos algunos destrepes y oposiciones, casi siempre en sentido descendente. La roca toma formas extraordinarias, aparecen agujeros, pináculos. pozas… Nuestro interés por lo que estamos recorriendo va en aumento, debido a la belleza que nos rodea. Hace tiempo dejamos atrás un puentecillo, que une las dos paredes de la garganta en su parte alta, en realidad no es un puente,
sino un conducto por donde llega el agua a la central de Colmenar, llamada también central de Buitreras.

La parte central de la garganta está constituida por una zona donde las paredes superan el centenar de metros. La estrechura es máxima, viéndose de el cielo solo una estrecha franja azul. En esta parte hicimos varios ráppeles. algún paso complicado, también solucionamos la continuidad de nuestra marcha a través de agujeros, por los que penetrábamos y evitamos saltos verticales. En muchos momentos es el lecho del río el que nos indica por donde seguir, ya que no es posible encontrar alguna cornisa o recodo lateral. Las charcas se convierten en lagos muy grandes y alargados. Cuando el sol está en el mediodía sus rayos se cuelan entre las verticales peñas, e inciden en el agua formando cuadros muy bellos. El agua está limpia, con solo algunas hojas flotando sobre ella. Prácticamente no hay desperdicios, ni pintadas; lo que nos dice que estos parajes son muy poco frecuentados. Esperemos en honor a so integridad, que siga sucediendo así. Tras las últimas y largas galerías inundadas, de una belleza indescriptibles, contemplamos tajos que nos son conocidos. El final está próximo. El agua desaparece entra las piedras, y los lagos se hacen más escasos. De nuevo subimos y saltamos enormes bloques, es lo que podemos llamar zona de salida. A poco observamos el puente formado al desprenderse un gigantesco peñasco y quedar encajado entre las paredes de la garganta. Luego pasamos por debajo de él, aparecen una o dos charcas más que atravesamos con el agua a la cintura. Vemos una abundante concentración de peces, tortugas, vencejos, palomas, aviones; pero faltan los buitres que dan nombre a este lugar, o al menos nosotros no hemos tenido la suerte de verlos.

Arriba se halla un largo túnel, que tiene muchas ventanas.

Descansamos unos quince minutos, nos quitamos la ropa mojada, arreglamos la mochila y el equipo. Con un sol implacable subimos al túnel, y por las vías bajamos a Colmenar, sin temer la inoportuna presencia del ruidoso “caballo de hierro”.

Esta actividad fué realizada por Juan Manuel González Montero, Diego Román Barroso v Manuel Gil Monreal el 13/7/80, empleando seis horas en ella. Se aconseja llevar una cuerda de unos quince metros, y equipo para zonas inundadas (neopreno, salvavidas o bote).

Esta travesía conviene realizarla en una fecha en la que se posea certeza de buen tiempo, es muy recomendable el final de primavera y el comienzo del verano. Actividad bella y agradable, pero no difícil, recomendable al que desee conocer uno de las lugares más interesantes de la Serranía de Ronda.

Manuel Gil Monreal.

Imágenes del día de la exploración: https://www.flickr.com/photos/juankrota/sets/72157645751232521/


Source: www.barranquismoandalucia.net

Primer descenso del cañón de Buitreras

Plano de acceso a Cañón de Buitreras del presente artículo

Plano de acceso a Cañón de Buitreras del presente artículo

Contenido literal del artículo “La Garganta de las Buitreras. Travesía”, publicado en Montañas del Sur, Club Montañero Sierra del Pinra, 1º Trimestre 1.981, número 13, pp. 27-29.


El interés por las travesías de gargantas y desfiladeros está bien patente entre los montañeros. Para justificar lo dicho valen algunos capítulos del libro los Pirineos de P. Bellefon y algunos artículos aparecidos en varias revistas do montaña.

En las travesías de estas gargantas se encuentran una gran aliciente para el montañero, constituido por las misteriosas y obscuras sombras que sus paredes cobijan, por al ruido da las aguas que en su interior corren. y sobre todo por ese gusanillo de ver lo que hay mas allá. Desde el punto de vista técnico se pueden encontrar algunos trepes y muchos rappeles. Un aspecto bastante común de estas gargantas es que sirven de cauce natural de un río, en nuestro caso del Guadiaro.

El primer problema que tuvimos que solucionar es su localización. Pues en un par de momento sólo supimos de su existencia a través de un viejo libro (Las Maravillas de la P. lbérica) y que para colmo de males usaba para esta garganta el nombre de Angostura del Guadiaro. El cual as totalmente desconocido por los serranos que viven en sus proximidades. Así tras dar muchas vueltas, y preguntar bastante dimos con el| pueblo de Colmenar, que es el más cercano de las Buitreras. Colmenar es estación del ferrocarril Algeciras-Madrid, y se llega bien a el por la carretera de Ronda a Algeciras. En el pueblo tratamos de informamos sobre la garganta, sacando como conclusión que se aventuran un poco en el punto en que las aguas “salen” de las estrechuras que recorren, motivadas por su interés en cazar algunas palomas.

La travesía de la garganta nos la planteamos efectuarla en sentido a favor de como la atraviesan las aguas del Guadiaro. Para ello hay que llegar a Colmenar y dirigirse a una central eléctrica que hay a la entrada, y de ella tomar la vía del tren. Siguiendo esta vía en dirección ascendente llegaremos a donde comienza la garganta. El principal problema es que hay que atravesar siete túneles, y debemos de informarnos del horario de trenes, que son muchos. Ya que no recomiendo repetir nuestra experiencia do estar dentro do un túnel cuando pasa el tren. Se produce entonces un ruido brutal, humos al por mayor y el peligro que supone un ferrocarril a menos de un metro.

Al ver el tren tan cerca nos tiramos al suelo y nos pusimos la mochila sobre la cabeza, no fuera a suceder que algún viajero tuviera la genialidad do tirar una lata o una botella. Pasado los siete túneles llegamos a un puente, que no cruzamos, sino que bajamos al cauce del río.

Imagen interior Cañón de Buitreras del presente artículo, probablemente gran bloque empotrado en final zona oscura

Imagen interior Cañón de Buitreras del presente artículo, probablemente gran bloque empotrado en final zona oscura

Son las 9h. 30m. del domingo de Julio cuando entramos en el cauce del Guadiaro. No tenemos ninguna referencia de nadie que haya atravesado esta garganta. Vamos recorriendo una zona que podemos llamar de inicio, compuesta por varias largas charcas, multitud de bloques por los que trepamos y bajamos. A medida que las paredes se ponen más altas, se oye un murmullo del agua en aumento. La vegetación por las rocas es exuberante. La luz disminuye ya que el sol está aún bajo. Hacemos algunos destrepes y oposiciones, casi siempre en sentido descendente. La roca toma formas extraordinarias, aparecen agujeros, pináculos. pozas… Nuestro interés por lo que estamos recorriendo va en aumento, debido a la belleza que nos rodea. Hace tiempo dejamos atrás un puentecillo, que une las dos paredes de la garganta en su parte alta, en realidad no es un puente,
sino un conducto por donde llega el agua a la central de Colmenar, llamada también central de Buitreras.

La parte central de la garganta está constituida por una zona donde las paredes superan el centenar de metros. La estrechura es máxima, viéndose de el cielo solo una estrecha franja azul. En esta parte hicimos varios ráppeles. algún paso complicado, también solucionamos la continuidad de nuestra marcha a través de agujeros, por los que penetrábamos y evitamos saltos verticales. En muchos momentos es el lecho del río el que nos indica por donde seguir, ya que no es posible encontrar alguna cornisa o recodo lateral. Las charcas se convierten en lagos muy grandes y alargados. Cuando el sol está en el mediodía sus rayos se cuelan entre las verticales peñas, e inciden en el agua formando cuadros muy bellos. El agua está limpia, con solo algunas hojas flotando sobre ella. Prácticamente no hay desperdicios, ni pintadas; lo que nos dice que estos parajes son muy poco frecuentados. Esperemos en honor a so integridad, que siga sucediendo así. Tras las últimas y largas galerías inundadas, de una belleza indescriptibles, contemplamos tajos que nos son conocidos. El final está próximo. El agua desaparece entra las piedras, y los lagos se hacen más escasos. De nuevo subimos y saltamos enormes bloques, es lo que podemos llamar zona de salida. A poco observamos el puente formado al desprenderse un gigantesco peñasco y quedar encajado entre las paredes de la garganta. Luego pasamos por debajo de él, aparecen una o dos charcas más que atravesamos con el agua a la cintura. Vemos una abundante concentración de peces, tortugas, vencejos, palomas, aviones; pero faltan los buitres que dan nombre a este lugar, o al menos nosotros no hemos tenido la suerte de verlos.

Arriba se halla un largo túnel, que tiene muchas ventanas.

Descansamos unos quince minutos, nos quitamos la ropa mojada, arreglamos la mochila y el equipo. Con un sol implacable subimos al túnel, y por las vías bajamos a Colmenar, sin temer la inoportuna presencia del ruidoso “caballo de hierro”.

Esta actividad fué realizada por Juan Manuel González Montero, Diego Román Barroso v Manuel Gil Monreal el 13/7/80, empleando seis horas en ella. Se aconseja llevar una cuerda de unos quince metros, y equipo para zonas inundadas (neopreno, salvavidas o bote).

Esta travesía conviene realizarla en una fecha en la que se posea certeza de buen tiempo, es muy recomendable el final de primavera y el comienzo del verano. Actividad bella y agradable, pero no difícil, recomendable al que desee conocer uno de las lugares más interesantes de la Serranía de Ronda.

Manuel Gil Monreal.

Imágenes del día de la exploración: https://www.flickr.com/photos/juankrota/sets/72157645751232521/


Source: Barranquismo andalucia

Segunda jornada Alicantina

«28 enero»

SORD

Segundo día en Alicante y por aquí siguen llevando agua todos los barrancos ya que el Sord es difícil cogerlo con agua vamos haber como va.

Bingo!! lleva un chorro muy disfrutón.


Este es el rappel del volado en el que hace una cortinilla de agua muy bonita.


Este es el rappel que esta siempre la marmita con agua sucia pero este día daba igual por que ibas mojado jajaja..
Alineación al centro

Vistas de la cabecera del rappel mas grande, con la sierra de Aitana de fondo cubierta de un manto blando.

MELA

Este descenso iba embrutecido, yo me pensaba que lo había hecho fuerte de caudal pero al entrar desde el Sord era unas vistas impresionantes. El circulo de marca de nivel que hay iba tapado, fue cuando yo pensé que deberíamos abortar el descenso, pero José que se conoce este barranco como la palma de su mano decidió que podíamos seguir, quien me iba a decir que el juguetón del Mela iba a costar de mi mayor concentración, podría decir que hasta ahora este a sido mi descenso mas controlado, mas bestial, un diez para el Abdet!!!


Esta foto esta tomada desde la salida del Sord

Aquí dejo un pequeño vídeo de aquel día:

Como e dicho antes este es un barranco de aguas vivas y no se debe entrar si no las controlas. Gracias José por estos dos días de buen rollo y emocionantes a mas no poder solo me queda decir: ¡¡¡COMO MOLA ALICANTE!!!


Source: Barranquismo el Portazgo

Primera jornada Alicantina

ESTRET DE CARDOS

«27 Enero»

Tras las últimas lluvias José me llama diciéndome que todos los barrancos llevan agua, así que para Alicante otra vez , el primer barranco que realizaremos será L´Estret de Cardos al mismo llegar sorpresa agua corriendo
pero muy poca aunque nos estaba cayendo del cielo un buen mangazo.
Este descenso lo dejamos instalado para remontarlo
ya que se tarda menos con un coche.vale aquí van unas fotitos.

Al llegar a la primera poza el agua se filtra pero la va sacando y escondiendo por todo el barranco, este barranco se puede hacer cuando este lloviendo sin problemas, admite mucha agua.

saltando en la ultima poza

Un barranco cortito pero como lo ves bajando y subiendo se hace muy divertido.
Parece que este barranco nos a dejado con un poco de ganas de mas agua ya que lo esperábamos a tope de agua así que nos vamos para el Fanalí haber que tal.

FANALI

Valla sorpresa baja a tope de agua José que era quien lo conocía se sorprende del caudal mangao,
la linea instalada en seco llevaba un buen chorro.


Yo metiendo la cuerda en la mochila con cara de concentración este barranco parece que hace mas ruido jejejeeje


José observando el chorro principal, era bestial


ya que bajar por el chorro principal seria una temeridad empezamos por la instalación mas lejana a el chorro principal.En esta instalación es en la que normalmente no va por el agua.


arriba vemos como lo pillamos ese día de crecida y
abajo tenemos una foto de cuatro días antes.

¡¡¡ vaya diferencia!!!

«espectacular»

este es el segundo rappel un poco complicado ya que te obliga a meterte por todo el chorro pero sin problemas es un rappel muy cortito.

«el adoptado y el adoptador»

Este descenso nos dejo un buen subidón de adrenalina suficiente para este día tan completo.
y ya a Benilloba descansar jjajajajaa…….


Source: Barranquismo el Portazgo

LA OSERA: COMO SIEMPRE, ESPECTACULAR

VIERNES 10/04/2009

El barranco previsto para el viernes 10 era La Osera, uno de los más bonitos y espectaculares de la zona.

Después de uno de esos magníficos desayunos que Pepa nos prepara, que te dan ganas de volver a la cama a hacer la digestión de lo que te pesa la barriga, nos pusimos manos a la obra con la combinación de coches.

Amancio y los Pelacanyons lo habían hecho el día anterior y nos habían avisado que llevaba agua, pero cuando llegamos al embalse y vimos que estaba a tope, los ojos nos hacían “chiribitas”.

Asi estaba el embalse… a puntito de caramelo

Estaba EN SU PUNTO, ya que no llevaba tanta agua como cuando lo hicieron Móni, Jaime, Jesús, Chema Salguero y JJ el 1 de junio, pero la suficiente como para pasarlo en grande.
El R1 y R1’ ya daban una idea de lo divertido que iba a ser.

Carmelo «estrenando» la Osera ese día

Carlitos

Móni

María sonriente en R1

Raúl en R1

Carlos, Yo y Paki: «3 en raya» en R1 y R1′

Poco después, el R2, el único que no llevaba agua.

Jesús saliendo del R2

Impresionante vista de Móni saliendo del R2

El cielo estaba bastante nublado, y cada vez más gris a medida que nos aproximábamos a la cascada de 130 m (R4 y R4´). Justo antes de la cabecera hay una poza imposible de evitar que es lo peor para las esperas siguientes, porque te quedas TIESO

Poza de los c…. que te deja helado justo antes de la cabecera de la cascada

Por muchas veces que hagas La Osera, la llegada a la cabecera no deja de impresionar.

.. Coño!, que alto está esto!!!!

Vista desde la cabecera. El casco es Raúl

En la cabecera soplaban ráfagas de viento tan fuertes que elevaban el agua de la cascada dando la impresión de que llovía. Cuando llegamos al fraccionamiento, pudimos comprobar totalmente alucinados, que el viento desplazaba la cascada de 67 m hacia la derecha orográfica, poniéndola horizontal, con lo que el agua desaparecía de la línea del rapel y aparecía por la pared de la derecha… os lo juro…. ESPECTACULAR.

Natasha dentro de la cueva donde estça el fraccionamiento de la cascada (R3´)… pero que cara de bicho!!!!!

Secuencia de cómo el viento levantava la cascada, hasta que se ponía horizontal y el agua dejaba de correr por el rapel

Jesús alucinando de ver que el agua de la cascada caía por la pared de la derecha

Una servidora, llegando al fraccionamiento


Carlos Bajando el segundo tramo de la cascada (R3´)

Carmelo en la base de la cascada de 130 m

Paki

El frío que se pasa con las largas esperas hizo que Móni, Carmelo y Natasha decidieran no hacer la parte inferior (aunque yo creo que lo que oían era la llamada de las cervezas que habían en el coche!!!) .

El resto seguimos adelante. Y mereció la pena, porque la Osera Inferior estaba absolutamente preciosa.

Las formaciones de toba son increíbles; en alguna zona forman cuevas en las que entran los rápeles.

Jesús en la cueva

Paki entrando en la cueva

Una cascada tras otra, destrepe tras destrepe y, para colmo, empieza a llover…. y poco después… a nevar…. y minutos más tarde… ¡¡¡¡a granizar!!!!. En éste punto María decidió salir por la senda hasta el coche (la llamada del “licor de cebada” es irresistible…).

Jesús y Paki en el rapel donde se «escapó» María

Raúl

El resto de “tarados” seguimos adelante; y la recompensa fue grande ya que al rato salió un sol espléndido, con el que llegamos al final del barranco y al coche.

«4 en raya» en el penúltimo rapel: Jesús, Paki, Yo y Raúl

Yo bajando el último rapel. JJ abajo, en la poza

El equipo que terminó la integral, falta Raúl que hace la foto

Desplegamos el chiringuito y comimos como marqueses.

Jesús flagelándose, como toca un Viernes de Dolores

María: o comemos menos chocolate o te cambias el bañador de neopreno!!!!

De ahí al recoger los coches de arriba. Antes pasamos a ver un barranco abierto recientemente por Carmelo. Por lo que nos contó, es una auténtica caña, así que esperamos que nos lleve pronto a conocerlo.

Durante el trayecto la meteorología nos seguía haciendo regalos: una nevada preciosa con un sol aún más bonito, que hacían fuésemos protagonistas de un cuento de bosques encantados.

Copos de nieve en una fria tarde de sol

Visita al bar correspondiente y directos a casa de Pepa y Juan, donde nos despedimos de Carmelo.
Como de costumbre, la osera no nos defraudó.
Source: http://barrancosjesustbo.blogspot.com.es